5/12/10

VALORES VITALES

Por Victor Núñez
LA CORTESIA 

Una persona valiosa, es la que posee valores interiores y vive de acuerdo a ellos. El ser humano vale entonces, lo que valen sus valores y la manera como los vive. Vale por lo que es, no por lo que tiene, vale por lo que da no por lo que guarda. Enseñemos y demos testimonio de cortesía, valor humano esencial para nuestro bienestar y para el bienestar ecológico. Cortesía es la demostración o acto con que se manifiesta la atención, respeto o afecto que se tiene a otra persona, por lo que nos dirigirnos a ellos con consideración y buen trato. Un trato cortés y amable es el mejor reconocimiento a la otra persona y a su dignidad de ser humano; es fiel reflejo de la calidad humana de quien lo practica. Ser cortés en nuestro trato facilita la convivencia en el hogar, en el salón de clases, en los espacios públicos y en cualquier actividad de recreación o deporte. Esa conducta indica que también esperamos lo mismo de los demás. Las normas de urbanidad son muchas y muy variadas, se diferencian de una cultura a otra y van cambiando de una época a otra. No importa que esos detalles se modifiquen, lo interesante es demostrar que queremos tratar bien a quienes nos rodean. Una respuesta cortés, en tono moderado, sin perder la calma, desarma hasta a la persona más agresiva y le hace bajar la guardia. La cortesía puede doblegar el orgullo de la persona más altanera y suaviza hasta a las más duras y severas. Pocos pueden permanecer indiferentes ante un trato cálido y afectuoso, ante un saludo cortés y sincero. Seguramente la vida nos ha permitido comprobar que la cortesía es de sabios. Actuemos siempre con cortesía. El éxito en la vida involucra la forma en que nos tratemos los unos a los otros cada día. Las buenas relaciones pueden hacer nuestra vida más cordial, las malas, pueden hacerla intolerable. Para aprender a ser felices es necesario aprender a vivir en armonía con los demás y la cortesía es la clave para ello. A través de ésta desarrollamos la capacidad de pensar cuidadosamente antes de actuar, fomentamos una efectiva comunicación y ampliamos el rango de nuestras respuestas positivas. La cortesía permite que nos conectemos con éxito con otros.

Fuente original: ÉTICA & CARÁCTER